Es un libro muy pequeñito, pero muy completo.  En él, la autora de Parir sin miedo, nos describe de una forma muy clara y cercana, acompañada con ilustraciones, el proceso fisiológico del parto. Conocer cómo funciona tu cuerpo y qué es lo que está pasando durante el mismo es fundamental.

Para Consuelo, una buena preparación al parto (basada en la psicoprofilaxis, empleando solamente la inteligencia humana y el razonamiento) es básica. Preparar a las futuras mamás recalcando la importancia de la relajación para que, llegado el momento, no opongan resistencia, sino que permitan a su cuerpo hacer el trabajo por sí solo y simplemente «acompañarlo». Según cuenta, las mujeres están plenamente capacitadas para realizar esta función fisiológica y el dolor es evitable si reciben la formación adecuada.

Gracias a este librito aprendí el motivo de la famosa «respiración anhelante» que se suele aprender en las clases de preparación al parto. Entender por qué y para qué se hace así puede sernos de gran ayuda. Y es que, al inspirar, el diafragma baja y, cuando espiramos, el diafragma sube. Si al inspirar hay una contracción, y por tanto sube la matriz, la contracción pierde eficacia y además, al chocar estos dos órganos, puede ser doloroso. La solución es coger poco aire y echarlo enseguida, de este modo el diafragma baja poco y no llega a chocar con la matriz.

«He presenciado y asistido infinidad de partos y, al final de mi carrera y de mi vida, he llegado a la conclusión de que la Naturaleza sabe más que todos nosotros y que raramente se complica un parto por sí solo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.