¿Qué tendrá el chocolate que lo hace tan especial? Hoy os traigo un post para deleitaros la vista… y el gusto.

En casa siempre tenemos alguna tableta de chocolate, por si acaso. Hay muchos días que no comemos nada, pero el día que apetece un trozo y falta… ¡qué rabia! De hecho, alguna vez que se nos había acabado, he terminado por darle un mordisco a las tabletas de chocolate para derretir, que son mucho más grandes y negras.

Desde que recuerdo, siempre he sido muy chocolatera, pero no me gusta el chocolate con leche (normalmente me sabe muy azucarado), sino el chocolate oscuro, cuanto más puro mejor, mmm…

Larga vida al chocolate

Mis «básicos» (como en la moda) son la tableta de cholate negro, para coger aunque sea solo un trocito después de comer o con el café, el batido de chocolate (con leche o con helado, aunque los que están hechos con helado son mucho más jugosos), el brownie (que me apetece muy de vez en cuando, pero está riquísimo), las galletas caseras con pepitas de chocolate (de esas que están blanditas), para tomar con un vaso de leche, y también de tanto en tanto el bizcocho de chocolate casero (que, si encima se puede mezclar con chocolate caliente derretido, se convierte en una auténtica delicia). Sin embargo, cada vez me apetece menos el chocolate caliente en invierno, me empalaga demasiado.

Y, como dicen que la comida entra por los ojos, aquí van algunas fotos.

Larga vida al chocolate

Tarta de chocolate

Larga vida al chocolate

Chocolate caliente

Larga vida al chocolate
Larga vida al chocolate

Cookies

Larga vida al chocolate
Larga vida al chocolate
Larga vida al chocolate

¡Feliz miércoles!

2 Comentarios

  1. Alicia

    Hummm, que rico Celi!!!
    A mí me gusta con leche jajaja.Ya lo tendré en cuenta cuando haga bombones! 😉
    Muak!

  2. Jajaja… ¡Un beso, Ali!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *