Nuestra hija está completamente destetada, al final no he podido alargarlo más.

Antes de este nuevo embarazo, algunas veces sentía bastante agitación al darle el pecho, especialmente cuando amamantaba tumbada, pero más o menos podía sobrellevarlo e incluso se me pasó y volvimos a disfrutar de la lactancia. Pero a raíz del embarazo, la situación comenzó a hacerse insostenible, no podía soportarlo. De hecho, decidí destetarla del todo por lo mal que lo estaba pasando, aunque me parecía complicadísimo. En ese momento lo creía imposible de tan difícil.

Estuve leyendo acerca de cómo hacerlo pero, sinceramente, no encontraba consuelo en ninguna parte. Supuestamente debía ser un proceso paulatino, no debía ofrecerle la teta pero tampoco debía negársela y, sin embargo, yo no quería darle nunca, ni un poquito, me molestaba exageradamente y se había convertido en una tortura para mí. Fueron días muy difíciles para las dos. Deseaba ser lo más respetuosa posible con el proceso, pero mi cuerpo no me daba mucho margen. Yo pretendía consolarla cuando me lo pedía, pero me molestaba tanto que tenía que apartarme y, al mismo tiempo, al verla llorar porque quería mamar, me sentía horriblemente mal, me parecía muy cruel quitarle la teta sabiendo lo importante que era para ella. Mi parte emocional quería ofrecerle el pecho pero mi parte física o animal huía de ello. Fatal, vamos.

Por suerte, y viendo lo mal que yo lo pasaba, nuestra hija decidió dejar de mamar. Así, sin más. Sabía que me molestaba mucho y los últimos días me acariciaba diciéndome que no mamaba para que no me doliese. ¿No os parece absolutamente increíble la generosidad que pueden llegar a tener los niños? Es alucinante. Aunque a la vez me ha costado mucho permitir que ella se haya resignado siendo tan pequeña…

Nuestro problema añadido era que, por aquel entonces, ella solamente se dormía al pecho, aunque, lejos de lo que yo imaginaba, aquello se solucionó sin demasiada complicación. En nuestro caso, lo sustituimos por paseos en el carrito hasta que se quedaba frita y, a día de hoy, se tumba en la cama y se duerme escuchando un cuento (o dos, o tres, o cuatro…) así que, en poco tiempo, hemos evolucionado un montón y de nuevo se vuelve a respirar armonía en casa.

 ¿Qué es la agitación del amamantamiento?

Es una suerte que conociese de antemano la existencia de la agitación en el amamantamiento, creo que si no todo hubiese sido aún más difícil.

La agitación durante el amamantamiento es una especie de rechazo que siente la madre al dar de mamar a su hijo. Suele verse afectada por los diferentes periodos hormonales de la mujer y, generalmente, se da en niños mayores (a partir de los dos años).

Hay formas de sobrellevarlo, como limitar el número de tomas, revisar la posición antes de amamantar o hablar con el niño para hacerle consciente de la situación y llegar a algún tipo de acuerdo con él.

Cambios hormonales

Tiempo después, tuvimos una sesión con Laura Perales en casa y nos explicó que esa agitación (que según ella no existe) viene dada por los cambios hormonales del embarazo y no es más que la ausencia de descarga sexual de la madre y que repercute en el amamantamiento, generando esa incomodidad.

De modo que esa agitación no es un sentimiento inconsciente e irracional sino una cuestión hormonal. Si bien es cierto que no es un tema del que se suela hablar, ha sido una pena no haberlo sabido antes para haber entendido mejor lo que estaba pasando porque han sido unos meses bastante complicados.

Y a vosotr@s, ¿os ha pasado también? ¿Cómo lo habéis solucionado? ¡Feliz martes!

3 Comentarios

  1. eli

    Es increíble la capacidad que tienen los niños de sorprendernos, al menos a mí. ¿Cómo seres tan pequeñitos pueden derrochar tanta amabilidad? Entender aspectos que ni tú puedes entender y además ellos mismos te consuelan. Fascinante.
    ¡Me alegro que este gran paso para Elena haya salido tan bien!

  2. Sylvie

    Vaya Celia, increíble… Teo sólo se duerme con la teta… y últimamente me está molestando un poco… aún no me planteo destetarle pero ya me va rondando la idea… no sé si me atreveré algún día… gracias por compartir tú experiencia.. me da fuerzas.. supongo que si no lo intento no sabremos lo que puede pasar… en nuestro grupo de mamás ya hay algunas que han conseguido destetar por la noche… y hay de todos los casos.. es complicado vivir estas sensaciones… incluso sin estar embarazada llega un momento en que el mismo cuerpo te da señales de parar ya…

  3. La verdad es que sí es algo complicado, yo creo que en nuestro caso lo hemos conseguido por lo mal que me veía Elena, pero aún me sigue sorprendiendo haberla destetado pues me parecía imposible. La lactancia tiene a veces momentos difíciles…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *