Estoy un poco harta de encontrarme en la red discusiones sobre la lactancia materna y el biberón. Es fácil hallar auténticas «cruzadas» en los comentarios de éste o aquél blog cada vez que aparece un artículo sobre lactancia materna donde parece que unas intentan justificarse porque se sienten atacadas y otras hacen apología de sus creencias sin mostrar demasiado respeto por otras formas de crianza. Ya basta. Parece una lucha entre dos bandos enfrentados irremediablemente destinados a no entenderse nunca.

Sabéis que yo soy una gran defensora de la lactancia materna. A estas alturas nadie duda que la composición de la leche materna es mucho mejor que la del biberón y soy de las que cree que la teta no es solo alimento sino mucho más, pero de ahí a convertir mi creencia en una batalla campal hay un abismo.

Estoy realmente cansada de encontrarme con mamás que dicen que con biberón se crían la mar de bien y mamás que dan la teta que dicen que no juzgan a las otras, pero que al mismo tiempo no entienden la presión que se puede llegar a sentir tanto en uno como en otro lado. Sí, tanto si das la teta como si no, siempre hay alguien que opina, que te cuestiona y que te hace dudar. Por eso creo que es tan importante acabar con todo esto, porque las madres y padres tenemos que apoyarnos y ayudarnos siempre desde el cariño y el respeto. Todos intentamos hacerlo lo mejor posible. No somos mejores ni unos ni otros.

No me gusta la tensión que se respira en determinados debates. Y no me gusta por varios motivos. En primer lugar porque no se puede generalizar, habría que ver en qué circunstancias se encuentra cada familia o de qué información dispone cada uno y, en cualquier caso, respetar su decisión. En segundo lugar, y a pesar de posicionarme claramente a favor de la lactancia materna, siempre es mucho mejor una mamá amorosa con un biberón en la mano que una mamá confundida y amargada por tener que dar el pecho. Sería contraproducente o, como se suele decir, «peor el remedio que la enfermedad».

El «abuso» del biberón

De un tiempo a esta parte, han aparecido numerosas publicaciones en defensa de la lactancia materna, especialmente por el terrible abuso que se venía haciendo del biberón en las últimas décadas. Está claro que era muy necesario que alguien pusiese los puntos sobre las íes y le parase los pies a la creciente industria de la leche de fórmula pero, superado todo eso, hemos llegado a un punto en el que nos encontramos con dos bandos enfrentados. Unos que creen que quienes desean dar la teta hasta los cuatro años o más somos unos exagerados y otros que piensan que quienes dan el biberón desconocen los beneficios de la leche materna. Nada más lejos de la realidad. Ni las que amamantamos somos unas locas ni quienes dan el biberón viven en un mundo de desconocimiento absoluto.

Sé que a veces decimos en voz alta «esta es mi decisión y no juzgo a los demás» o «yo no tengo ningún remordimiento por haber hecho las cosas así» pero entonces ¿por qué hay tanta discusión al respecto? ¿por qué tengo la sensación de que tenemos que justificar nuestra decisión personal o asegurar lo orgullosas que estamos de ello? ¿No será que, en el fondo, sí que juzgamos un poco o que sí que nos hemos sentido algo culpables aunque no queramos reconocerlo?

Es hora de romper una lanza en favor de la tregua y tomar conciencia de la presión que podemos llegar a sentir o a ejercer. Es hora de apoyarnos unos a otros. Con información contrastada, con comprensión, con cariño, con respeto.

Falsos mitos

Lo ideal sería borrar del mapa toda la información falsa que se divulga o se comentacomo lo de que algunas madres no tienen suficiente leche, que el bebé se queda con hambre, etcétera, etcétera, pero la realidad son escasas redes de apoyo, dificultades, confusión, presión, dudas y, sobre todo, falta de unidad en el entorno.

Es un poco lioso explicar todo esto, porque es difícil diferenciar la delgada línea que separa la buena intención de unos y la posición defensiva de otros, por eso recalco lo importante que es la forma en la que decimos las cosas y el respeto mutuo (pero de verdad, no solo de palabra).

¿O qué opináis? ¿Creéis que realmente no estamos tan lejos unos de otros?
¡Feliz martes!

14 Comentarios

  1. Marta

    Hola Celia, la verdad es que en la red si que te encuentras posturas muy radicalizadas. Pero sin embargo, yo en mi vida diaria no he sentido esto para nada. Yo le he dado el pecho a Henar hasta el año, y el destete ha sido natural, ella ya no quería mas…y la gente de mi entorno me ha apoyado enormemente al darle el pecho. Pero lo hubieran hecho igualmente si le hubiera dado biberón (ahora ya la toma en vaso). Y en mi relación con otras mamas, hay de todo, y de todas las opiniones y siempre ha reinado el respeto, tu hijo es tuyo y tu decides como hacerlo. Eso si, si alguien me ha pedido opinión o que le contara mi experiencia, yo sin duda soy una ferviente partidaria de la lactancia natural y por tanto siempre he dicho mi opinión al respecto sin ofender a quien no piensa igual. Esa ha sido mi experiencia. Lo que si que estoy de acuerdo, es en la falta de información y de apoyo a la lactancia natural. Un abrazo muy fuerte¡

  2. Mª Carmen

    Totalmente de acuerdo contigo. Soy partidaria de la lactancia materna, pero cada mujer debe de sentirse comada con ella misma y con su hijo, y no sentirse culpable, ni oprimida. Asi que el tema de lactancia es algo libre.
    A mi primera hija solo le di con lactancia materna hasta los 6 meses, porque la pediatra me decia que no engordaba y que tenia que darle el pecho a partir de los 3 meses cada 4 horas, y mi hija pedia cada 2 horas, era imposible hacer lo que decia la pediatra, al final le di el biberón y estubo hasta los 6 meses, que se me fue cortando la leche por no darle. En cambio mi hijo ha estado hasta los 2 años y medio, y se lo quite porque ya me sentia su juguete, solo queria tomar para dormir, por las mañanas me pedia” su chupito de teta” y luego se tomaba su vaso de leche junto a su hermana.
    Un abrazo muy fuerte para todas las madres!!

  3. Hola Celia:
    Totalmente de acuerdo con la idea de respetar y de que es una pena convertirlo en una guerra teta – biberón en la que al final cada bando se autodefienda y busque excepciones que rompen reglas o traten de conservar su orgullo porque dé la sensación de que está en juego el ser “buena madre/buen padre” o no.
    No dudo de que en la crianza de nuestros hijos/as influyen muchos factores (familiares, laborales, sociales, culturales, educativos, etc.), pero es importante no perder de vista que estamos hablando de un comportamiento natural y animal (como animales que somos) y creo que hay que avanzar para favorecer que la población esté bien informada antes de tomar una decisión, además de asegurar que los profesionales sanitarios no están contaminados por sus propios valores y creencias y siguen las directrices recomendadas desde organismos internacionales y de conseguir que las políticas favorezcan la crianza natural de nuestros hijos/as (el futuro del mundo).
    La lactancia materna es DIFÍCIL y sin un buen apoyo y asesoramiento continuo tiene todas las papeletas de caer en el abandono… Entiendo que las mamás pueden abandonar la lactancia materna ANTES o DURANTE, es decir, decidir NO amamantar a sus hijos/as antes de que nazcan o decidir PARARLA una vez que la han iniciado. Creo que si las razones del abandono están claramente vinculadas a la falta de información, a disponer de información errónea o a recibir influencia de profesionales que no están actuando correctamente, sería importante AYUDAR a estas mamás. De la misma manera que considero que hay que ayudar a aquellas que querían y no lo han hecho.
    Si os apetece podéis consultar alguna entrada sobre este tema en mi blog.
    Un saludo y gracias por compartir tus reflexiones e invitarnos al debate.

  4. Es verdad que cuando lees por internet las defensoras de la lactancia materna (entre las que creo que me voy a encontrar cuando me llegue el momento) prácticamente quemarían en la hoguera a las que han optado por no dar el pecho. Y las del otro bando se sienten modernas e injustamente atacadas por no querer (o no poder) ejercer como vacas lecheras para sus hijos. Que cada cual elija la forma que más le guste, siempre que se conozcan los pros y los contras de ambos sistemas, y ante todo que tengan en cuenta el bienestar del bebé, aunque también el de la madre… ¡’es ciertamente complicado el asunto!

  5. Ana

    Hola a tod@s!
    Estoy totalmente de aacuerdo con este post.
    Mi hija tiene 18 meses y seguimos con lactancia materna, pero la verdad es que en mi entorno ha sido difícil, y me he sentido sóla y juzgada en muchas ocasiones.
    La gente ve estupendo que des el pecho los primeros seis meses, pero después, la mayoría te ve como un bicho raro, y a partir del año ya eres de otro planeta.
    Tanto en mi familia como en la de mi marido intentan hacer como que les parece natural, pero por miradas, y por comentarios que hacen de otras madres con lactancias prolongadas, me imagino lo que piensan en realidad.

  6. Mari

    Como ya han comentado algunas, el gran problema es la falta de información y de apoyo. Y los muchos tabúes que hay a la hora de hablar con claridad.
    Hace unos días, en una conferencia impartida por una pediatra, muy conocida en el mundo de la lactancia, a estudiantes de medicina, hablaba de los riesgos de la alimentación con leche artificial. Comparaba la alimentación con fórmula con el hecho de que ahora nos diera por quitarnos un riñón e irnos a diálisis porque ahí se controla mejor el riñón y hacen que funcione de forma óptima. Añadía que, hablando claramente, la leche de fórmula conlleva riesgos para el bebé y que esto debe quedar claro, que uno es tan libre de dar fórmula como de fumar, pero fumar provoca cáncer y el fumador lo sabe y fuma y no se enfada porque le digan que puede desarrollar un cáncer. De la misma forma, la madre que da artificial, debería asumir que su hijo va a enfermar más.
    Cada uno es libre de hacer como le parezca, pero sin engañarse. Ni enfadarse porque le digan las cosas con claridad. ¿Sentirse culpable o mala madre por dar fórmula? Si haces algo pensando que es lo mejor para tu hijo, nadie te lo puede echar en cara. Pero hay que subrayar que se hizo porque era lo que la madre consideraba mejor para su bebé, dentro de las circunstancias de vida que tenía. Eso de “le doy fórmula para que el padre participe” se hace por el padre. Lo de “mejor un biberón feliz que una teta triste” se hace por la madre, pues ella, como adulta, debe buscar cómo dar una teta feliz (no quitar al niño el mejor alimento para no estar nerviosa, sino buscar ayuda para dejar de estarlo).
    Un saludo y gracias por escribir sobre un tema tan controvertido.

  7. CAROLINA

    Yo conozco bien las dos experiencias, ya que tengo dos hijos: uno fue alimentado con leche artificial, y el otro con lactancia materna prolongada (tres años y medio). En realidad, el pecho lo dí porque sé que es lo mejos que puedo dar a mi hijo en relación a su salud. Con el otro niño (el mayor) me agobié y desconocía cómo llevar a cabo la lactancia con éxito. Pensaba que no tenía leche suficiente. Ahora bien, en relación al su puesto vínculo madre-hijo que se establece de forma especial durante la lactancia materna, creo que es una auténtica chorrada. Yo dsifrutaba muchísimo dando el biberón a mi hijo mayor. El vínculo es algo natural que se establece día a día con tu hijo, en el que hay multitud de ocasiones de tener una contacto físico y emocional. Por favor, no seamos tan simplees de pensar que la relación con nuestro bebé va a ser diferente (o mejor) porque le demos de mamar. Como es evidente, yo también estoy plenamente a favor de la lactancia materna, pero no idealicemos esto.

  8. carolina

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo Tambien estoy cansada de este ” enfrentamiento” que nos hace olvidar el amor incondicional que cada madre siente por su hijo.
    Sí una madre da el biberon por falta de información es muy triste pero sí es una elección personal hay q respetarlo. Muchas veces creo que se juzga a estas madres presuponiendo que dan el biberon porque anteponen sus necesidades a las de su bebé. Pero se da amor dando el biberon y el pecho. Dando un besito cuando se cae, un abrazo cuando lo necesita, respetando,escuchando….en fin la tarea de ser padres no se reduce a la alimentación ¿ os imaginais un juicio sobre quién ama mejor a su hijo dependiendo de si come pollo o conejo??
    Para mi la clave no está en la alimentación si no en la relación que estableces con tus hijos. Yo he tenido una lactancia agradable y prolongada y espero repetir con mi segundo hijo. Mi hermana dio el biberon a partir de los 5 meses. Tengo amigas que han dado l biberon desde el primer dia y somos personas con una manera de entender la crianza muy similar y nuestros hijos reciben el amor incondicional que merecen y nosotras de ellos!!!!

  9. Martina

    Hola a tod@s!
    Ayer descubrí este blog y estoy encontrando muchos artículos interesantes.
    No quiero hablar de la eterna guerra.., tan sólo recomendar un libro que me fue de gran ayuda.
    Yo, igual que Carolina, di biberón a mi primera hija, y no por elección propia, sino porque no tenía la información que en ese momento necesitaba. Para la segunda hija ya venía preparada y le di el pecho hasta los tres años y medio.
    El libro, que recomiendo a todas las mamás y papás, se llama “Un regalo para toda la vida”, está escrito por el pediatra Carlos Gonzáles. Habla sobre todo de lactancia materna pero también de otras muchas cosas.
    Estoy segura que si lo hubiese leído nada más nacer mi primera hija, hubiese tenido las ideas mucho más claras y no me hubiese dejado liar por consejos de mis prójimos (que aunque bienintencionados, no tenían nada que ver con mi modo de sentir la maternidad).

  10. Nancy

    Yo creo q no hay cosa más buena y sana que cada quien haga lo que le de su chingada gana, a nadie nos importa qué le dan de comer otras mamás a sus hijos, preocupémonos por los nuestros!

  11. Yo también estoy de acuerdo con los beneficios de la lactancia materna, yo soy cortocodependiente y por esta razón mi dermatólogo me desaconsejó esta opción. sí que me he sentido mirada y juzgada por no dar el pecho (lo que tu comentas en tu artículo: hay que conocer la realidad de cada uno, no se puede hablar y/o juzgar sin saber) y aun por encima mi hijo tiene bronquiolitis cada dos por tres y me siento mal pensando que a lo mejor con la leche materna lo habría protegido mejor y he llegado a sentirme culpable por ello.

  12. Nunca te culpes, Marta, porque es un callejón sin salida, te lo digo por experiencia. Lo importante es que lo hacemos tan bien como podemos o sabemos. ¡Un abrazo!

  13. Hola a tod@s
    Yo he sufrido lo que cuentas DE LOS DOS BANDOS!!! Me explico. Primero tuve mellizos y les di el pecho A LOS DOS hasta los 5 meses, en que me tuvieron que ingresar en el hospital por más de un mes, operarme y demás problemas.. com lo cual tuve que dejarlo…. oí criticas de todo tipo… si era muy burra por darle a dos, si no iba a descansar nada (yo me la sacaba y una toma se la daba mi marido)… que si iban a apegarse demasiado…. en fin, mil y una.. hasta un pediatra que decía que tenía que darle 10 min de cada pecho y que no sabia si tendría suficiente leche (cuando los niños tenían 3 meses!!!). Mi contestación fue si eso me lo aconsejaba por propia experiencia…. imaginaros la cara del tipo!!
    CUando mis mellis tenían 18 meses, nació mi tercera…. y obviamente tenía leche para dar y tomar!!! pero 2 semanas después, me dicuenta que mis mellis estaban sufriendo porque, mi 3ª me necesitaba a todas horas y yo, estando com el pecho con ella, no tenía tiempo literal para dedicarle tiempo a mis mellis… y comenzaron a sufrirlo. Mi decisión fué tajante! fuera pecho!! Biberón… así podia distribuir mis atenciones entre los 3 y a la hora de la merienda, me llevaba a mis mellis al parque mientras la 3ª se quedaba en casa recibiendo la merienda en biberon…. también me llamaron de todo….
    Así que yo digo….. cada madre SABE lo que tiene que hacer…. nuestro instinto SABE que lo mejor ees el pecho… si por alguna razón no se da… señoras pro-lactancia… dejen de atacar, detrás de un biberón puede haber mil y una razones!!!!
    Eso sí… abogo 100% por la información verídica y eficaz a todas las futuras mamás…. con estas guerras solo se consigue que haya madres sintiéndose frustradas por no poder haber dado el pecho!!
    Besotes

  14. Bandarrita

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, no se puede decir mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *